miércoles, 22 de julio de 2009

Como una Cruz de Julio

A veces el sentimiento de culpa o los remordimientos son tan grandes, que no te permiten hacer nada de pura vergüenza. Empecé este blog con poco tiempo y mucha ilusión. Más o menos sigue igual, aunque siendo sincera, el tiempo no me escasea tanto, pero por algún extraño motivo, no soy capaz de llevar a cabo ideas y proyectos que tenía para este sitio. Cierto es, que me gustaría hacer las cosas bien, mucho mejor de cómo las vengo haciendo, y aportar aquí contenidos que si bien no digo que sean de calidad, cumplan al menos las expectativas que tenía para este lugar. Pero lo dicho, no sé qué ocurre. Quería haber hablado y analizado ciertas cosas de la Semana Santa que se fue. Ha sido tan buena, tan completa, tan enriquecedora… Ha habido cosas, como siempre, que no han sido tan buenas, pero en un balance general, fueron unos días de sobresaliente que me habría gustado comentar. Me gustaría haber hablado del magnífico Pregón de las Glorias de Francisco Javier Segura Márquez; y debería escribir magnífico en mayúsculas. Quien no tuvo la oportunidad de disfrutarlo, le recomiendo y casi le ruego, que intente verlo, leerlo o escucharlo, pues merece muchísimo la pena. Vinieron procesiones letíficas, y la salida extraordinaria de la Esperanza de Triana.
Quizás excesiva en tiempo, pero ya pasó el debatir eso. Vino el Corpus, los escaparates, los altares, la Hiniesta camino de la Plaza de San Francisco… La ciudad a rebosar, la procesión y ¿por qué no? el figureo de algunos…


Y aquí me hayo, a finales ya de Julio, sin haber hablado del Carmen, y tan siquiera, sin ánimo de amarillismo (o moradismo sería más adecuado) sin haber comentado nada del polémico Consejo de Adolfo Arenas, sin analizar la situación “preocupante” que viven algunas hermandades… Lo dicho, siento remordimientos por todo esto y vergüenza por el abandono de los Albores. Pero era miércoles, primer día de Julio, día en que nací y día en que me disponía a celebrar dicha efemérides. Había caído ya la noche, apurábamos las cervezas y entre el bullicio y las mesas altas, apareció lo que menos podíamos esperar; una Cruz de Mayo, mejor dicho, Cruz de Julio. Un grupo de niños avanzaba con su pasito entre la gente, sin importarles que estuvieran totalmente fuera de fecha o contexto. Parecían contentos con lo que hacían, y les daban igual los comentarios extrañados de la excelentísima bulla que les rodeaba… Entonces me di cuenta de que yo también estaba fuera de fecha para muchas cosas, igual que esos niños, pero que el “peso” de aquello no debía impedirme seguir adelante con algo que me ilusiona y que sé que con un poquito de constancia, podría darme muchas alegrías.

Una vez más, pido disculpas, y me reitero en mi propósito de enmienda para volver a retomar las riendas de esto; para con mejor o peor tino, llevar a buen puerto este espacio.

5 comentarios:

pregonero_de_sevilla dijo...

Me alegro enormemente de la actualización. Como te he comentado alguna vez, me gusta este blog y esa idea de recuperación de un viejo proyecto familiar.

Como lo dejes te daré la lata cuan tú a mí cuando no actualizaba en meses.

La verdad esta ahi fuera dijo...

Me alegro de volver a leer este blog ¡que no decaiga!

Mercedes Serrato dijo...

Pregonero, espero que me des la lata, a ver si así hago algo… Pero bueno, intentaremos no hacerlo muy mal, o tan mal como hasta ahora al menos no…
Gracias Amarguro, tengo que reactivarlo y reactivarme.


Kisses a los dos

El callejón de los negros dijo...

Todo lo que sea hablar de lo que uno ha vivido es bueno... ¡no! es lo mejor...

Antonio

Mercedes Serrato dijo...

Si tu lo dices Callejonero… sabes que te creo siempre…
Kiss

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...