lunes, 30 de marzo de 2009

De lo que viene


Al fin lo recogía, por fin estaba terminado. Otro anticipo de lo que llega, y en cierto modo la materialización de un sueño, y soy muy pesada con el tema, pero era mi sueño… Iba a la modista para traerme al fin el vestido negro de manga francesa y largo rodillero, el vestido de la mantilla. Caminaba pensando en mis cosas, que no es raro, cuando algo me sacó de ellas. Una niña, presumo que antes o después de la catequesis repasaba con su abuela el credo. No sé porqué me hizo gracia aquella niña, que poco a poco construía esa oración que yo aprendí hace tanto, que recé tantas veces, a veces creyendo más, a veces creyendo menos… En cierto modo era otro anticipo de lo que se acerca… Pasé por la parroquia, parroquia de barrio, de periferia, donde hace veintitantos años, cuando yo nací, aquello quedaba tan lejos de cualquier cofradía como de Hong Kong… Estaba la puerta entornada, y entreabierta se escaparon hasta mí notas de una marcha que no me gusta especialmente… pero bueno, también aquello era Semana Santa. Imagino que era la BSO de preparativos para el viernes, y los anticipos de la Gloria tienen ilimitadas formas, como la de esos naranjos que perfumaron mi camino, que no son de Mateos Gago, pero el azahar es sevillanía allá donde esté. Al llegar al portal me dí cuenta de que me había olvidado algo, pero bueno, a la vuelta podría hacerlo. Merendé en casa del Andréu sin el Andréu, en ese salón que va de la calle San Esteban al Paseo de la O, y vuelve de Sevilla a Triana cuantas veces quieras mirarlo… Tostadas o torrijas, de azúcar y canela, que hay que aprovechar estas fechas para comer estas cosas.
Última prueba, fin de alfileres e hilvanes… Entre túnicas de la Esperanza de Triana y trajes de flamenca a la mitad, salgo con el vestido en una percha; funda trasparente para que pueda verlo todo el camino de vuelta. El azahar sigue en la calle, y tengo una misión que ahora no se me puede olvidar. Entro percha en mano en un establecimiento dónde venden comida para perros, melisa para conciliar el sueño y productos adelgazantes. Poca gente sabe que allí se vende lo que yo compro, carbón. Se me había acabado, hacía días que no respiraba incienso… Carbón, ¿por qué los Reyes Magos no cumplen sus amenazas? ¿no he sido lo suficientemente mala? ¿no he sido lo suficientemente buena? Era un momento algo raro, en una herboristería, vestido mantillero en ristre, comprando carbón… Se me iba a escapar la risa tonta, al dependiente también; quizás ha sido el anticipo mayor, el momento más cuaresmal, o el más raro…
Y es que todas las señales lo indican, todos los caminos me llevan, todo parece gritarlo en silencio, secreto público que no se esconde, pero que nos gusta intuir…
Ya viene, de verdad que ya viene…

11 comentarios:

Moe de Triana dijo...

Ole ahí las mantillas llevás con arte, que Jueves Santo te espera miarma, espero que lo disfrutes...A ve si te pasa por la tasca pa que yo te vea.

Un saludasso.

El callejón de los negros dijo...

Los preparativos...

Espero que el azar nos cruce el Jueves Santo.

Este Viernes de Dolores va mi niña de mantilla y el pequeño de monaguillo en la procesión del cole de Lucía. La niña, la madre costurera me están dando unas tardes de probaturas que no te cuento...

Sigue feliz...
Antonio

Zapateiro dijo...

Al igual que Antonio, yo este Viernes de Dolores tengo una cita ineludible con las primeras mantillas porque, como su hija, mi sobrina Candela irá de mantilla a la procesión de su colegio.

¡No sé qué me ha entrado por el cuerpo cuando he leído en la cuarentena y en la tasca de Moe que quedan sólo 5 días, ¡cómo se va el tiempo!

A todo esto, cuando dejé de ser inocente el Credo lo rezaba saltándome siempre la parte de "creo en la santa iglesia católica". Nunca más lo pronuncié.

Un beso.

El callejón de los negros dijo...

Para mí, ahora que tanto se tacha de valiente a quien no utiliza los foros adecuados para ejercer su libertad, decía, que para mí, Zapat, tú SÍ eres valiente o al menos eso es lo que siento al leer tus palabras.

Yo también parezco un saltamontes...

¡Hala ya lo he dicho! espero que se entienda que estoy en un estado casi de enajenación por aquello de la cuarentena y busque lugares confortables para expresarme.

Incienso a cascoporro para todos...

Antonio

Mercedes Serrato dijo...

Hombre Moe, según el protocolo no está bien visto lo de las mantillas en los bares…. Así que, el Jueves Santo nos vemos ¡hombre ya! Jejeje
Antonio y Zapateiro, ¡quiero fotos de las niñas! Pero que grande, que bueno, no como yo que empiezo tardecito jejeje Pero, ¿cómo van? Peinas de flamenca grandes ¿o qué? Porque tan pequeñas no se van a poner la peina de su abuela…
Kisses

P.S. Antonio, porque no miras el tonti, pero en el estado tengo “pasando de todo lo que no huela a incienso”, porque en estos días… es eso ya lo que me queda.

Zapateiro dijo...

Claro, Candela va con peineta de imitación, jajajaja, ya habrá tiempo, si la niña sigue la senda, de ponerse abalorios buenos.

Yo voy a ir cámara de vídeo en ristre, pero me dejaré caer con alguno foto. Estaría bien que Antonio pudiera ir y coincidiéramos.

P.D: en tus palabras noto el cariño que me profesas. No soy valiente, soy normal y corriente, pero intento ser consecuente con mis ideas, sólo eso.

Besos a los dos, bueno y al Moe también, que si no se me enfada.

M. Andréu dijo...

Me encanta ser el patrocinador de tu merienda cuando vas a la modista.

Tu entrada me ha recordado aquel comentario de Indi que te hizo tanta gracia, en el cual contaba cómo en pleno mes de agosto planchaba y pegaba los escudos a la túnica que tendremos puesta tu y yo justo en una semana.

Te dejo que estoy en el curro y antes de irme tengo que repasar la "presen" de esta noche.

Kisses ¿o en este blog son besos?

Mercedes Serrato dijo...

Zapat, espero documentos gráficos, y audiovisuales también se aceptan.
Miguel, lo malo es que fue la ultimita visita, pero bueno, puedo ir a merendar igualmente… jejeje. Yo me estoy acabando de arreglar y tiro ya para el barrio, que nos queda una semanita como tú has dicho. No te deseo suerte porque no la necesitas, y no te digo que dignificas el atríl de aquello porque la periodista que te dedicó eso ya sabes que me parece idiota…

Kisses, besos o en este blog, canela y clavo.

Persa dijo...

Manga francesa... Uhmm... qué será eso...
Aprendí qué es la raya diplomática observándola. Por favor, explíqueme este para mí nuevo concepto.
Estará usted arrebatadora.

Mercedes Serrato dijo...

Jajajaja Persa, es una gran pregunta. Es lo que se podría llamar manga ¾ o manga al codo, aunque lo otro es más correcto pues pasa de aí un trozo… Protocolariamente es la apropiada para este atuendo, de hecho yo no suelo usarla mucho, pero la ocasión lo requería…
¿Arrebatadora? No creo… además, me recuerda eso al himno de cierto equipo…

Kisses

P.S. No le digo que el vestido es de corte imperio para no liarle más, jejeje

Persa dijo...

Un imperio es lo que usted vale.
Gracias por la aclaración. Lo que aprendo yo en el corte.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...