miércoles, 6 de mayo de 2009

Demófilo, farolillos y arte



Muchas cosas unen a los dos hombres de la foto. En este caso, por estar tomada la instantánea en la caseta de la Hermandad de San Esteban, podría decirse que ambos están muy presentes en los dos pasos de la cofradía. Uno restauró el paso de Cristo tras un accidente y se vinculó ya para siempre a la Hermandad, el otro diseñó los respiraderos del palio aunque no figure en los lugares que debiera hacerlo.
Fuera de esto, ambos han contribuido desde diferentes áreas en la Semana Santa sevillana, y por ello, casualmente les otorgaron en 2006 el premio Demófilo de la Fundación Machado a los dos.
Don Manuel Calvo y don José Asián, Manolo y Pepe. En un plano más personal o menos formal, puedo decir que el primero me conoce de toda la vida, sabe que no tolero diminutivos con mi nombre, y regaló a mi familia una artesanía para que nunca nos olvidemos de él, para que no nos falte la salud y los buenos viajes. Buen viaje desde luego fue el que compartimos con el segundo. Con el cariño que ya existía, sumado al que aporta recorrer con alguien la ciudad eterna, me llama “su niña”, y se sacude la vergüenza cuando se lo presento a alguien y nombro una ristra de méritos… no lo puedo evitar, me gusta presumir de él.
Manolo recogió el premio Demófilo “A una larga trayectoria”; y que lo digan. Hasta hace muy poco, andaba en Cuaresma mirando de cerca nuestro paso de Cristo, repasando con su pincelito partes dónde el dorado flaqueaba, no como dorador ya, sino como hermano.
A Pepe le entregaron el mismo premio pero en la categoría de “Obra de arte permanente”, y lo que queda… Su último proyecto, el palio de la Virgen de la Cabeza, y seguro que detrás vienen más cosas.


A veces esta ciudad, la vida o la Feria, te brinda estas casualidades o dualidades hispalenses… o simplemente a mí me apetecía hablar de dos hombres a los que aprecio tanto y la foto era una excusa, vaya usted a saber.

6 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Cualquier motivo es valido para rendir muestra de respeto y cariño por personas que han hecho, y hacen aún, por nuestras Hermandades.
El que te sientas orgullosa de ellos te dignifica.
Un beso, Mercedes.

Juan dijo...

He visto tu blog en el de Rengel. Me gusta. Te voy a seguir.

un beso

el aguaó dijo...

Ambos motivos son razones suficientes, y de peso, para realizar esta entrada. En ocasiones, la excusa suele ser el detonante necesario para impartir una buena lección de amistad.

Muy buena entrada.

Un beso enorme.

El callejón de los negros dijo...

Hay que escuchar a los que antes vieron, hicieron y oyeron.

Antonio

Moe de Triana dijo...

El arte total miarma.

Mercedes Serrato dijo...

En fin, mil perdones… Además de tardar en actualizar, tardo en contestar…


No cogé ventaja, yo me siento orgullosa por tenerlos cerca, no me dignifica, es simplemente una suerte para mí.
Muchísimas gracias Juan, mil perdones, te dejé sin nada que seguir… Viniendo de Carmen, todo es bueno.
Aguaó, gracias por tus palabras.
Amén, Callejonero.
Si, o muy cerca Moe.

En fin, espero que este dilatamiento en el blog no se produzca más.

Kisses

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...